Noticias

Balance emocional y resiliencia luego de María


Una de las secuelas de María ha sido el deterioro de la salud mental de las personas que ya estaban vulnerables o aquellas que aún trabajan en sobrellevar las pérdidas sufridas. Por ello, nuestro Instituto para el Desarrollo Humano a Plenitud ha estado muy activo durante los pasados meses dando talleres gratuitos en las comunidades más afectadas. Un total de 877 personas, incluyendo niños y jóvenes, han tomado las distintas adaptaciones de los talleres “Manejando las emociones después de María”. 

Durante las sesiones, se ofrecen charlas y dinámicas para aprender a manejar efectivamente las diferentes pérdidas sufridas. Entre éstas se encuentran la pérdida de cosas materiales, la casa, el empleo y la separación familiar a raíz de los miles que han migrado hacia los Estados Unidos. Cuando se identifican casos que así lo requieren, se hacen referidos a  profesionales de la conducta humana.

Dentro de esta iniciativa se encuentran los talleres de nuestro Centro de Movilidad Social en conjunto con Ford Fund, que ya han impactado 143 personas en Ponce, Aibonito, Cidra, Salinas, Guayama y Cayey. Además, el esfuerzo ha impactado a 111 estudiantes, maestros y personal de apoyo académico y sicosocial que han participado en los talleres auspiciados por The Boston Foundation. Éstos buscan transformar nuestras escuelas alternativas en Ponce, Guayama y Caimito en espacios resilientes.

Junto a nuestras comunidades

A más de 7 meses del paso del huracán María, los Centros Sor Isolina Ferré están en la última fase de ayuda a los damnificados entregando enseres, muebles, equipos médicos y otros artículos para el hogar. Nuestro “Abrazo solidario con Puerto Rico” sobrepasa ya las 48,976 personas. Dentro de ese grupo, se encuentran  12,659 participantes de los diferentes programas y servicios que sufrieron pérdidas en sus hogares. También están 224 empleados a quienes les dimos la mano de diferentes formas, ya sea con compras de productos básicos y lámparas solares al principio o con el reemplazo de enseres y muebles perdidos.  “Esta ayuda a los empleados y a los participantes, además de los residentes de nuestras comunidades, se estableció como prioridad desde el día siguiente de María”, destacó el principal oficial ejecutivo, José Luis Díaz Cotto.