Noticias

Estudiante de los Centros Sor Isolina Ferré gana medalla de oro en "bowling" en las Olimpiadas Especiales


Carlos Alberto Rivera Sedán, estudiante de 18 años de la escuela alternativa de los Centros Sor Isolina Ferré en Ponce, está orgulloso y contento con la medalla de oro recibida por el gran desempeño del equipo de Puerto Rico en el deporte de los bolos en las Olimpiadas Especiales celebradas recientemente en Panamá. Pero más felices están sus padres Carlos y Yessica por el logro alcanzado por el joven con autismo, pues lo ven en el camino indicado para lograr una vida independiente.

Una buena parte de ese camino ha sido recorrido en los CSIF-Ponce, afirma Yessica, quien conoce muy bien los Centros porque allí estudió y mientas lo hacía dejaba a sus hijos en uno de los preescolares de los CSIF.  De hecho, fueron las maestras del preescolar quienes llamaron su atención sobre cosas que observaban en el pequeño Carlos que terminaron en un diagnóstico de autismo. Y fue en el programa de Educación Especial de los CSIF donde Carlos tomó sus primeras terapias del habla.

Una vez el joven completa el noveno grado y muestra interés en las artes culinarias, Yessica se dio a la tarea de buscar en vano escuelas vocacionales que lo aceptaran. Hasta que en 2015 llegó al  Centro Académico Psicosocial Alternativo (CAPA), como se le conoce al programa de educación alternativa que permite a jóvenes estudiar la escuela superior. De inmediato, se integró al grupo de estudiantes, con el apoyo de una maestra recurso provista por el Departamento de Educación.

“Aquí tiene todos los recursos que necesita. Los maestros entienden, lo llevan a su paso y le respetan su acomodo razonable pues en el aspecto académico necesita ayuda. Tiene buenas notas. En lo social, que es uno de los aspectos que más se le dificulta, Carlos conoce a todo el mundo, se siente cómodo”, explica Yessica. También ha podido desarrollar destrezas en el área de artes culinarias tomando cursos disponibles en otros programas que se ofrecen en CSIF-Ponce.

Carlos Alberto comenzó su afición por el “bowling” con el grupo Cazadores de Sueños de la Bolera Caribe, en Ponce, a donde llegó porque sus padres buscaban lugares propicios para que desarrollara sus destrezas sociales.  Fue así que logró representar la Isla en las Olimpiadas Especiales celebradas hace poco en Panamá. 

De acuerdo a su progreso académico y desarrollo sicosocial, Carlos Alberto será candidato a graduación de cuarto año en octubre de 2017. Para entonces, habrá logrado su meta de terminar la escuela superior y continuará su camino hacia una vida independiente y plena. ¡Que Dios te siga bendiciendo, Carlos Alberto!